Ilustración. En el Día del Dominio Público

Retazos esporádicos

dominio-publico-2013De izquierda a derecha arriba: Roberto Arlt, Franz Boas, Bronislaw Malinowski, Thomas W. Lamb, Ramon Casas i Carbó y Dorothy Wall. De izquierda a derecha abajo: Robert Musil, Edith Stein, Zweig Stefan, Friedrich Adler, Robert Hunter y Hector Guimard. Click sobre la ilustración para ampliar / descargar

Los 1 de enero son días muy populares. Aunque generalmente han sido elegidos para hacer entrar en vigor diferentes tratados y acuerdos restrictivos no todas son malas noticias. También un primero de enero Cuba estrenó nuevo régimen, læs zapatistas alzaron su voz y casi un siglo atrás, en 1919, se fundaba el Partido Comunista alemán de la mano de Rosa Luxemburgo.

Pero quizás el acto más revolucionario que suceda cada inicio de año sea la vuelta al dominio público de las obras de autoræs, creadoræs e investigadoræs. ¿Por qué nos parece esto tan importante? Defendemos la creación cultural como producto necesario de creaciones, descubrimientos y aprendizajes anteriores. Sin la existencia de otræs que antes que nosotræs pensaron nuevas formas de hacer y las compartieron, modificaron o mezclaron de seguro nuestras posibilidades culturales no serían tan diversas. Nada nos pertenece en exclusiva y sin embargo cada unæ de nosotræs pertenece en exclusiva a esos lazos y redes sociales que comparte en presente y pasado en su vida. Lazos que se expanden a gran velocidad en estos tiempos y que, libres y abiertos, permiten más y mejores creaciones. Por eso frente al discurso que dice que para que algo tenga valor tiene que tener “todos sus derechos reservados”, nosotræs reivindicamos la cultura libre y compartida.

Los 1 de enero se transforman entonces en días de celebración de la diversidad de la mano de una etiqueta articular: hoy es el Día del Dominio Público y aprovecharemos para regresar a la memoria a algunæs autoræs quizás algo olvidadæs por el paso del tiempo y el peso de la sociedad de la información. El dominio público es el mecanismo legal que garantiza que las obras sean liberadas del copyrigth después de un cierto período de tiempo. Esto implica que aquellas obras artísticas, científicas, políticas y literarias de autores que murieron hace 70 años cumplidos (a veces más, a veces menos, dependiendo de la legislación de cada país) regresan al patrimonio común y pueden ser usadas libremente. Expiran los derechos de autor de carácter patrimonial pero se respetan los derechos morales.

Pero “hecha la ley, hecha la trampa” y es así como por ejemplo, el hecho de que por más que una obra haya sido devuelta al común, puede que sus traducciones, obras derivadas y similares pertenezcan a sus reeditoræs. En Derecho a Leer nos recuerdan que “cada instancia de reelaboración, (traducción, re-edición, revisión) generalmente agrega nuevas capas de restricciones. Por esa razón, fotocopiar una edición reciente de la ‘Divina Comedia’, o una imagen de la ‘Victoria de Samotracia’ puede ser todavía ilegal, aunque sus autores originales hayan entrado en Dominio Público hace centurias”.

En esta era digital Internet juega un papel importante en la recuperación y compartimento de esas obras al ser la herramienta que permite garantizar el máximo acceso y socialización a ellas. Así, varios son los sitios en diversas partes del mundo que se dedican a recoger y difundir estos materiales. El más importante de ellos por su tamaño y antigüedad sea quizás el Proyecto Gutenberg, pero también podemos indagar por ibiblio (uno de los mayores repositorios de todo tipo de material en Dominio Público y quien alberga en internet a Proyecto Gutemberg); WikiSource y WikiBooks; Logos (una comunidad virtual de traductores, con una muy amplia recopilación de eBooks en todos los idiomas); el sitio argentino Planeta Libro; la Biblioteca Digital Universitaria de la UNAM de México; Blackmask.com (sitio en inglés de donde se pueden descargar obras en Dominio Público en múltiples idiomas y formatos) y PublicDomain4U (un sitio web que se dedica a recopilar canciones concentrándose en algunos géneros en particular: blues, folk, spirituals y el más añejo rock).

Pero además de contar con todas estas herramientas aún pueden quedar dudas al momento de querer usar una obra. Es por eso que la Fundación Open Knowledge junto al proyecto europeo Communia están trabajando para desarrollar un conjunto de calculadoras de dominio público “con el objetivo de ayudar a descubrir si una obra determinada está en el dominio público en una jurisdicción determinada”. En este corto se explican algunos términos y realizan un repaso al propio proyecto.

Al final llegamos al grano… Hemos elegido algunæs de læs muchæs autoræs que entran en dominio público en 2013 que queremos rescatar para compartirles. Empezaremos por donde nos lleva el corazón: a la magia escrita por Roberto Arlt. De la literatura también queremos mencionar a los austríacos Robert Musil y Stefan Zweig. El diseño, las artes visuales y la arquitectura tienen sus representaciones en Dorothy Wall, Hector Guimard, Friedrich Adler, el catalán Ramon Casas i Carbó, y el arquitecto sueco-estadunidense Thomas W. Lamb. Finalmente hacemos un brindis por las ciencias sociales de la mano de reconodißs investigadores en el campo de la antropología como Bronisław Malinowski y Franz Boas, el sociólogo Robert Hunter y el interesante legado de la filósofa y hermana católica alemana Edith Stein. A todæs ¡bienvenidæs al dominio público!

 

@SurSiendo

 

One Comments

Deja un comentario

tres − dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.