Hay un sábado de común denominadores

-En las últimas semanas de este diciembre que ya pronto acaba hubo varias movidas. Tanto relacionadas con la gobernanza de internet alrededor del IGF 2016 donde Sociedad civil Mexicana denuncia graves violaciones a derechos humanos como pensándonos en las ciudades que habitamos, para encontrar junto a otros y otras artefactos (humanos y tecnológicos) que nos permitan transitarlas con una mirada feminista: aquí unos primeros Resultados del taller Artilugio en México. Sin abandonar las urbes, desde Left Hand Rotation, un colectivo que trabaja en torno a las problemáticas que genera la gentrificación, nos comparten Terramoturism, un documental sobre el impacto del turismo en Lisboa.

-Entre los encuentros, hubo un momento para hackear los cuerpos, no desde la construcción sino desde la deconstrucción de la propia idea de los mismos. Conceptos y fundamentos seductores que nos permitirían pensar fuera de la binariedad y sobre los que seguiremos enredándonos. Otras propuestas nos llaman a Hacer cuerpo, siendo «puestos en movimiento por otras entidades, humanas o no humanas”; también podemos movernos desde lo que nuestros sentidos nos proponen. Para ello compartimos este trabajo fotográfico que pone en cuestión la noción de progreso y el principio del biopoder que permite administrar la vida de unos seres en provecho de otros: Sobre la representación simbólica del cuerpo y la violencia hacia lxs otrxs.

-En nuestros cuerpos se ejercen controles de todo tipo. Ahora, con las tecnologías de la información y la comunicación nos encontramos además con nuevas formas de ejercer dominio a través de los datos que entregamos. Por caso, desde el proyecto de Chupadatos nos cuentan sobre las Menstruapps: ¿Cómo convertir tu menstruación en dinero (para los demás)? De hecho podemos darnos una vuelta más larga por el proyecto completo donde nos cuentan más sobre el lado oscuro de nuestras mascotas tecnológicas: «La inteligencia del Chupadatos fue descubrir que cada búsqueda, cada clic, cada me gusta y compartir que damos, o incluso información de cuánto tiempo el cursor del mouse pasa sobre alguna imagen, podría ser monetizada. El éxito de ese modelo depende de que creamos que la información de la cual se alimenta el Chupadatos es irrelevante y que nadie debería tener nada que esconder».

-Hay proyectos que no se resignan a este modelo de absorberlo todo para hacer negocio y proponen acciones para retomar alguito de privacidad sin dejar de navegar por la red. Tenemos un grupo de Hackers que trabajan en un router para redes comunitarias y la última versión de Firefox Nightly con contenedores que proveen distintos contextos de navegación web para tener Una herramienta de privacidad en este Mundo Feliz de 1984.

-La bola extra de esta semana viene recomendando el reciente libro editado por Traficantes de Sueños: Mujeres, hombres, poder. Subjetividades en conflicto.

@sursiendo

 

Deja un comentario

19 − 12 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.