Hay un sábado de común denominadores

-El tema de Facebook y Cambridge Analytica nos deja algo en claro: éste es solo un síntoma de un problema más grande. De hecho, en este informe especial se explica cómo El escándalo mundial de Facebook desnuda el inmenso poder de las gigantes de las redes. Es por eso que también nos preguntamos La regulación de las redes sociales: ¿quién se encarga?; es evidente que pretender hacerlo desde los Estados es poco fiable porque como sostiene Beatriz Busaniche en esta entrevista: “El Estado es una gran aspiradora de datos personales”, así que de paso He mirado todos los datos que Google tiene sobre mí, y confirmo que es el Gran Hermano definitivo.

-¿Y qué hacer? ¡Construir, apoyar, usar herramientas libres! También podemos revisar las propuestas planteadas en el manifiesto Mozilla para una internet saludable y caminar Entre el pesimismo y el espíritu hacktivista para llegar a la conclusión de que «a Goliat hay que combatirlo en común. Que David tuvo un golpe de suerte, nada más. Y que los imperios los derrocan los pueblos». También se pueden acompañar acciones de reclamo a los Estados para que (alguna vez) cumplan con sus obligaciones. Para ello se ha redactado la Carta global de la sociedad civil al Consejo de Europa en relación a las negociaciones sobre cibercrimen y transparencia.

-Otras prácticas que colaboran con lo común tienen que ver con la creación de conocimiento y contenidos en internet. Desde allí reflexionan en La economía del regalo en tiempos de Netflix: «Tenemos que admitir, que hay una batalla que se ganó: el conocimiento y la cultura circulan más o menos libremente a pesar de todas las leyes de copyright, de toda la represión y de toda la vigilancia». Esta es razón más que suficiente para preguntarnos ¿Qué es la digitalización y por qué es tu problema?: «El objetivo de la digitalización es facilitar el acceso a la información y a los contenidos culturales, como parte esencial del derecho de acceso a la cultura de los ciudadanos». Y así, luchando contra otra forma de despojo (cada vez más habitual) Tejedoras Mayas proponen ley de propiedad intelectual colectiva.

-Las mujeres damos la nota, claro que sí! Por eso hacemos proyectos para visibilizar nuestros aportes. Así surgen proyectos como Las ‘Editatonas’ que luchan por una mayor presencia de la mujer en Wikipedia y las historias contadas en Las Hacker (síganlas, que cada semana sacan una nueva historia de mujeres desarrolladoras de tecnología). ¿Y por qué todo esto es imporante? Pues porque En internet se censura y reprime la participación de las mujeres: el informe presentado hace unos días propone una serie de acciones para apoyar la participación. Por ejemplo al sostener que «las escuelas deben hacer una política educativa para que los estudiantes aprendan a usar las herramientas de tecnología”. A lo que agregaríamos: herramientas libres y desde la perspectiva de la soberanía tecnológica. De poco nos servirá aprender sobre tecnologías privativas que en realidad nos tratan como simples consumidores de productos invisibilizando tanto el potencial creativo que podemos desarrollar a través de internet, como la complejidad y acumulación técnico-científica que encierra y que fue posible gracias a la aportación que hicieron personas anónimas a lo largo de los tiempos.

Bola Extra: una extensa e importante investigación realizada por Pie de Página que nos invita a «desplazar la mirada. Mirar lo que pasa antes de un feminicidio, cuando estamos vivas y todo está en juego. Para entender todos los mecanismos que pueden salvarnos y no funcionan»: Estuvimos vivas hasta que nos mataron.

@sursiendo

 

Deja un comentario

3 + once =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.