Hay un sábado de común denominadores

Regresamos tras el descanso de agosto con nuestro recopilatorio semanal.

-Queremos recuperar (Re) Produciendo común, con Raquel Gutiérrez Aguilar, un curso de 2017, con textos y audios que tratan sobre cómo construimos comunalidad y qué horizontes encontramos. Y ya que estamos, también recomendamos este otro: Espacios del común: reconocimiento, derecho y autonomía, donde se tratan temas como las instituciones del común, el buen vivir o la Gobernanza del común y participación ciudadana.

-Internet puede ser considerado un común, pero muchas veces amenazado, ahora son Días cruciales para el futuro de Internet en Europa – Directiva Copyright, actuemos!

-Y creemos alternativas. Redes comunitarias: infraestructura y conectividad de abajo hacia arriba, proyectos buscan promover la apropiación de tecnología y generar espacios de comunicación local.

-Además, es sumamente importante revisar discriminaciones, desigualdades, como la de género en la tecnología. Por ejemplo, Las desventajas que no vemos: mi experiencia como mujer ingeniera en la industria del software en Argentina, de ahí la necesidad del Ciberfeminismo y otra Internet posible, reivindicando que hay Ciberfeminismos: un camino contundente. De ahí que también sean buenas herramientas las tecnologías para poner el Género en evidencia: la importancia de los datos para promover la igualdad.

-Porque… ¿Es la tecnología neutral? “Necesitamos hacer debates sosegados al respecto que nos permitan complejizar, en este caso inequívamente sí, nuestra visión de la tecnología”. E incluso ir más allá, y crear Los conceptos que nos faltan, poniendo en cuestión “tanta destrucción arbitraria de la naturaleza y de la convivencia social como precio inevitable del progreso!”

-Por último, queremos destacar una reflexión sobre el Encuentro Comunes que desde Ártica nos comparten, preguntándose ¿Cómo crear actividades culturales abiertas y colaborativas en Internet? Aportes de construcciones colectivas, relacionadas con las tecnologías, pero sin caer en La tiranía de lo colaborativo, sino poner en práctica “una dinámica de trabajo que, por compleja, abierta y flexible, debería respetar, aceptar y facilitar los tiempos y formas diversas de compromiso de cada una de las identidades individuales (…) en el que serían las personas, y no las estructuras, quienes tendrían el potencial de impulsar el desarrollo colectivo“.

Bola extra: nuestras amigas de Left Hand Rotation realizaron un documental en Ciudad de México: Permanecer en la Merced, sobre la amenaza de la gentrificación, “una polifonía incompleta, con las voces, conflictos y afectos que La Merced compartió”.

@sursiendo

Deja un comentario

quince − 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.