Hay un sábado de común denominadores

-Hay ‘invitaciones’ que no podemos eludir, como cuando nos llaman a revisar El colonialismo interno o al escuchar a Angela Davis hablando sobre La libertad como campo de batalla y recordándonos [porque aún hace falta recordarnos] que hay que “llevar el feminismo a las mujeres de clase obrera, a las negras, a las trans, a las pobres e indigentes, en definitiva, a las olvidadas, porque no se ha generado un espacio político lo suficientemente amplio para relatar la vida de estas mujeres cuyas vidas han sido excluidas de la historia universal”.

-Hay otras invitaciones que trasgreden escenarios diversos. Como la Teoría XF sobre xenofeminismo, tecnologías de género y políticas de reproducción donde la autora habla desde cómo se viven las disidencias en el contexto británico [spoiler: en el contexto latinoamericano no nos quedamos atrás!]. Y sin embargo, desde este contexto latinoamericano escuchamos dulces voces disidentes que justamente nos invitan a ser y hacer De acero a piel.

-Las narrativas de lo ‘real’ nos construyen. Pero, ¿qué pasa cuando esa ‘realidad’ es también una ficción? No se pierdan Las políticas de la tecnología-ficción, porque «el dinero, las naciones, la propiedad privada, el amor romántico, la identidad de género o la idea de progreso y dominio sobre la naturaleza son ficciones, constructos culturales que disciplinan nuestras relaciones y preservan cierta estabilidad social (…) Tenemos que ser capaces de crear contraficciones. La ficción es una tecnología táctica que abre alternativas y vías de escape a un mundo profundamente injusto y desigual…» Y así, la cruda realidad ficcionada nos encuentra a diario con casos de violencias ‘normalizadas’. Compartimos el informe de Luchadoras sobre las recientes elecciones en México: Violencia política a través de las tecnologías contra las mujeres.

-Nos vamos acercando al final con la «Guía de Comunicación Amable» de GNU publicada recientemente por Richard Stallman y una nota que podría parecer publicidad encubierta, pero no!… es que nos emocionan mucho los proyectos como Tierra Común con quienes compartimos esto de que las personas puedan ir «fortaleciendo gradualmente sus propias capacidades tecnológicas». Y en ese hilo, les invitamos a poner a todo volumen el podcast Debian: un sistema operativo universal.

-Les decimos hasta luego con una Bola Extra interesante: ¿Cómo funciona un laboratorio de análisis de Malware? Dos investigadores del laboratorio Stratosphere explican además, cuáles son los principales desafíos de montar uno, cómo establecer una metodología de investigación y algunos de los requisitos técnico.

@sursiendo

 

Deja un comentario

16 + siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.