Hay un sábado de común denominadores

-En el día de ayer lanzaron Lclika, una campaña en formato cómic web para construir juntas [do-it-togheter] espacios que nos permitan enfrentar las violencias en línea. Dense una vuelta por la web! Además Moon Ribas nos habla de «explorar el movimiento a través del arte y la apropiación de la tecnología» en La libertad de ser cyborgs; mientras en esta entrevista, la matemática Cathy O’Neil cuenta sobre La autoridad de lo inescrutable y «el papel que han desempeñado los algoritmos en la crisis global a la que asistimos estos últimos años». Quizás por eso ya podemos decir que asistimos a La democracia instantánea donde «Todo sucede al momento. Pérdida de relaciones causales y aumento de relaciones secuenciales. Lo importante pasa a ser la rapidez. El negocio ya no es la información, es la atención. Lo táctico se impone sobre cualquier otra disciplina».

-Pero si de algoritmos se trata, mucho saben los grandes capitales que trafican con nuestros datos. Así que escuchamos el relato de alguien tras Un año trabajando como analista para Facebook y viajamos en el tiempo para ir De Magallanes a Google Earth, porque «las inteligencias artificiales son sin duda magallánicas: nos roban secretos para seguir aprendiendo y conquistando». Y así llegamos Al otro lado de Black Mirror: algoritmos, democracia e igualdad.

-Dejemos descansar un rato estos temas para pensar en torno a La nueva institucionalidad del procomún a través de este texto de @camikant para el @laaab_es; y también para conocer el diagnóstico participativo realizado por La Sandía Digital y WITNESS. En esta nota comparten, además, la metodología de comunidades de aprendizaje que utilizaron. Más en Comunicación para la lucha socio-ambiental. Y de paso les compartimos que escribimos para Access Now acerca de nuestra Investigación participativa sobre la seguridad digital en organizaciones sociales de Chiapas, México.

-Mientras asistimos a las certezas de que Bajo Peña Nieto, los periodistas mexicanos se enfrentaron a amenazas, matanzas — y espionaje digital, dicen investigadores y otras certezas que preferimos no mirar tan de cerca, La precariedad laboral en el Silicon Valley Mexicano: «Producir en México componentes electrónicos resulta 14 por ciento más barato que hacerlo en los Estados Unidos (…) Lo que se presume como la tierra del talento es más más bien una tierra de maquila que ofrece bajos salarios a quienes la integran».

-En realidad el talento mexicano se expresa no en la flexibilización laboral de las falsas promesas de las falsas tierras de oportunidad sino en acciones como las que llevan adelante la Comunidad Elotl: Iniciativa tecnológica que difunde lenguas indígenas para poder tener puentes: «…a lo mejor ellos ya perdieron la lengua pero no significa que no puedan recuperarla o participar en proyectos que la promuevan para las generaciones que vengan».

@sursiendo

 

Deja un comentario

dieciseis − 11 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.