Hay un sábado de común denominadores

-“Cuanto más atribuimos la actividad inteligente a la máquina, tanto más renunciamos a la capacidad de actuar de manera inteligente” así de contundentes son varias de las frases que nos deja Bifo en la entrevista que titularon con otro de sus comentarios: “El problema es cómo la pantalla se ha apoderado del cerebro”. La sencillez de renunciar al pensamiento crítico y la simpleza de la ‘experiencia sin fricción’ como parte de Los problemas de un mundo tecnológico donde todo es fácil. Será por eso que la abogada especializada en tecnología y privacidad Paloma Llaneza nos dice ‘amablemente’: “Borra WhatsApp, es lo más parecido a tener a alguien al lado leyendo lo que piensas”.

-Elegir dónde y cómo publicar debería ser parte de nuestro ejercicio de derechos. Sobre todo si lo hacemos desde la libertad de expresión. Sin embargo «El periodismo en México no sólo enfrenta problemas económicos y de seguridad. De inicio, enfrenta la propia autocensura que los periodistas (y los empresarios del periodismo) nos ponemos para no buscar problemas», más en Censura y autocensura: la policía interior.

-Preocupándonos y ocupándonos de estos temas llegamos a movimientos tecno-políticos y/o tecno-sociales o… Movimientos Afines: ¿Si usamos Software Libre también somos Hackers? Y para hallarle más gustito a la ‘ciberseguridad’, iniciando con simples cosas de todos los días nos quedamos con Imilla Hacker hablándonos sobre La llave bajo la alfombra [o sea, de contraseñas seguras].

-En aquella entrevista Bifo también sostiene que la tecnología no es mala. Atribuirle una categoría moral es quizás problemático, sin embargo bien podríamos decir [una vez más] que la tecnología [como las ciencias] no son neutrales. Mucho menos desde una perspectiva de género: Comprendiendo los micromachismos en la ciencia desde las vivencias. Y así nos encontramos 200 años después del nacimiento de Ada Lovelace, quien escribió lo que es considerado el primer programa informático de la historia, con que «las mujeres siguen teniendo un extra de dificultades para desenvolverse en un mundo que las discrimina de diversas formas. Los campos de la ciencia y la tecnología no son una excepción». Y para compartir: El bosquejo de la máquina analítica (el primer programa de ordenador).

-Nos vamos con algunas muy necesarias reflexiones en torno a las ciencias ‘sociales’: Los comunes coloniales y la descolonización de la izquierda porque «han empezado a surgir una serie de contradicciones en las propuestas de la nueva izquierda comunal que han llevado a algunxs intelectuales indígenas a plantear la existencia de unos ‘comunes coloniales’». Sin embargo sí hay quienes trabajan para devolver al común lo que es del común: desde el 2006, el lingüista Gilles Polian comenzó con el registro de palabras en tseltal, tras años de investigación de campo publica el Diccionario Multidialectal del Tseltal, que reúne más de 7 mil entradas.

@sursiendo

 

Deja un comentario

cuatro × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.