Hay un sábado de común denominadores

Ya habrán escuchado por ahí que hoy estamos de FLISoL. Hoy habrá mucho software libre pero también aprovecharemos para platicar sobre derechos digitales y cultura digital.

-Si nos centramos en temas de vigilancia podremos analizar ¿Cómo combatir la censura? El uso de VPN en países con libertad de prensa reducida… y otros que dicen que no, pero en la práctica sí porque Es mentira que Facebook o Google se puedan autorregular y te contamos por qué. Además, ¿recuerdan que les contamos sobre una de las sesiones del último Internet Freedom Festival? Aquí está toda la documentación sobre la investigación en torno a El mercado de las vulnerabilidades informáticas, la desregulación de la vigilancia digital.

-Mientras, seguimos revisando cómo la directiva de contenidos de la Unión Europea afecta nuestras navegaciones con el texto de Ártica, Filtros de contenido en Internet: ¿cómo afectan a la comunicación y la cultura independientes? “Las tecnologías más modernas son puestas al servicio de las concepciones más conservadoras, en favor de las empresas más concentradas, y en contra de la propia creatividad. Los censores autómatas no tienen la capacidad de comprender la polisemia inherente a las expresiones culturales, hechas para el intercambio de sentido entre seres humanos”. Y en realidad tampoco saben [¿o quieren?]. Así nos encontramos con que Amazon usó una IA para despedir automáticamente a trabajadores de baja productividad. ¿Derechos humanos? Igualmente es una cuestión a revisar en este importante aporte que hacen desde CELE: les compartimos el informe Los discursos de odio como amenaza a los derechos humanos. Como contraposición revisamos los Principios OpenGLAM: cómo avanzar en el acceso abierto para el patrimonio cultural.

-Tal parece que las ‘mejores soluciones’ a tanta restricción, reducción, privatización llegan desde nuestra creatividad y compromiso. Incluso en las ‘economías digitales’. Entonces frente a la pregunta ¿De quién es la economía colaborativa?, Mayo Fuster comenta “La economía colaborativa del procomún puede abrir un horizonte de democracia económica”: El blockchain y la economía colaborativa también puede ser investigada con una mirada de género y de justicia social. Apenas una arista para empezar a pensar y hacer…

-Hasta aquí este sábado de comunes. Nos vamos a divertir un rato, chiquis! Porque si no podemos sextear, no es nuestra revolución. Desde Señoras de internet nos susurran el capítulo 3: Hacemos sexting.

@sursiendo

 

Deja un comentario

12 + seis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.