Hay un sábado de común denominadores

-El mismo día que publicamos el Resumen vigilancia digital en México, transcendía la noticia de que Un fallo en WhatsApp permitió espiar las conversaciones e instalar ‘spyware’ tanto en iOS como en Android. Además de volver a señalar a la corporación NSO Group, La brecha de WhatsApp evidencia que todas las aplicaciones son vulnerables, “No hay que preguntarse si nos van a atacar sino cuándo” y «El usuario está obligado a ser activo en la protección de sus dispositivos».

-Desde Sursiendo recomendamos usar aplicaciones y programas libres, o al menos que no sean de las grandes corporaciones tecnológicas que se enriquecen con nuestros datos. No está de más echar un ojo a las Las 5 mejores alternativas a WhatsApp en 2019: Máxima privacidad y seguridad, e incluso ir más allá y conocer Las mejores distribuciones linux según su uso.

-Porque «Vivimos conectados, pero queremos estar conectados a otras personas y no necesariamente a máquinas que registran cada uno de nuestros movimientos», nos dicen en El miedo a que te vigilen es tu propia prisión.

-Y hablando de prisión, desde la prisión del Inca en Ecuador, Ola Bini nos comparte cómo está y qué está pasando, en Poder: «decir que alguien es sospechoso basándose puramente en sus capacidades pero no en sus acciones significará que existan sospechas sobre mucha gente inocente», y en El futuro de la seguridad informática en Ecuador: «no tengo ninguna garantía de que saldré nunca de aquí. No he cometido ningún delito. No se me ha acusado de ningún crimen. No hay evidencia de ningún delito más». #FreeOlaBini!

-Y mientras algunas estrategias de persecusión se complejizan, otros gobiernos eligen viejas tácticas como es el caso de Perfiles falsos: modalidad que cobra fuerza para criminalizar líderes sociales en Honduras.

-A la vez, estamos Contra la post-política: ¡democraticen las Smart Cities! «los grandes capitales que salieron impunes de la crisis han encontrado una nueva forma de que su dinero siga en circulación: la industria tecnológica» y se «abren las puertas a la gobernanza corporativa de las ciudades«.

-Pues hablando de «cosas inteligentes», Por qué los asistentes personales inteligentes reproducen el sexismo. Retrocedemos unos años y nos ponemos a pensar en ¿Nativos digitales o espejitos de colores?

-Y para terminar dos informes: desde Argentina, Asociación por los Derechos Civiles (ADC) nos comparten «La deserción de las mujeres en la industria informática: el caso de la ciberseguridad«, y Paz Peña y Joana Varon nos ofrecen la investigación Consentimiento en internet: ¿quién tiene la capacidad de decir “no”?

@sursiendo

 

Deja un comentario

diecinueve + 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.