Illich: El silencio es un bien comunal

Lugares Comunes

Queremos compartir un texto del pensador austriaco Iván Illich, porque queremos reivindicar la crítica que hace a la sociedad post-industrial y las propuestas que hace. Se adelantó a su tiempo, aportó grandes dosis de teoría y práctica al pensamiento descolonizador, por una sociedad desescolarizada, su apuesta por la convivencialidad, por su visión de la medicina, su crítica al tráfico y la ciudad occidental… y porque tiene su obra disponible online.  Entonces, vía el suplemento Ojarasca del diario La Jornada:

Ofrecemos una reflexión sobre los bienes comunales de uno de los más importantes y lúcidos pensadores de nuestra época, Ivan Illich (1926- 2002), pionero de la sociedad civil en su sentido contemporáneo y sin duda profeta de cómo el capitalismo devastará el mundo, la vida y nuestra comunalidad, si lo dejamos. Lo sorprendente es que hoy este alegato, expresado en Japón durante el simposio La Ciencia y el Hombre en marzo de 1982, es más actual y controvertido que entonces.

 

El silencio es un bien comunal

Ya se aprecia claramente que las máquinas que imitan al hombre están usurpando todas las facetas de la vida cotidiana y que tales máquinas están forzando a la gente a comportarse como ellas. Los nuevos dispositivos electrónicos tienen el poder de forzar a la gente a «comunicarse» entre sí y con éstos en términos de la máquina. Aquello que estructuralmente no se adapte a la lógica de las máquinas es efectivamente depurado de una cultura dominada por su utilización.

El comportamiento maquinal de la gente encadenada a la electrónica constituye una degradación de su bienestar y su dignidad, lo cual, para la gran mayoría y a largo plazo, se tornará intolerable. Observar el efecto enfermante de los ambientes programados demuestra que en ellos las personas devienen insolentes, impotentes, narcisistas y apolíticas: el proceso político se resquebraja debido a que la gente deja de ser capaz de gobernarse a sí misma y exige ser conducida. Continue Reading

Hay un sábado de común denominadores

-Las luchas feministas y ecologistas tienen, desde hace más de 40 años, necesidad de estar unidas. Han sido much@s desde entonces, quienes han teorizado, hablado y vivido el ecofeminismo. Por eso este sábado queremos empezar recomendando el libro de Karen Warren, Filosofías ecofeministas  y volver a pensar en lo particular, cómo y desde qué lugares vivimos actualmente la crisis de los cuidados.

-Nos dice Silvia Ribeiro en La Jornada que en México «Está a discusión en la Cámara de Diputados la reforma a la Ley Federal de Variedades Vegetales, que significa pavimentar el camino para que las trasnacionales puedan demandar a las víctimas de la contaminación transgénica, al mismo tiempo que criminalizan los intercambios de semillas entre campesinos y colocan al Estado en funciones de policía de Monsanto y otras trasnacionales de agronegocios…» Bienes comunes naturales en juego, y Que las víctimas paguen al verdugo.

-Por su parte, Gustavo Marin nos comparte su texto Los comunes y la gobernanza mundial. Hacia un contrato social mundial. Con reflexiones, pistas, estrategias y propuestas… Interesante.

-Cambiando de ámbito, nos vamos con el texto de Ariel Vercelli, donde analiza la revolución que está significando la era digital en La des-organización mundial de la propiedad intelectual. Continue Reading

Ciudades: lugares en construcción ciudadana

Sursiendo hilos sueltos

En SurSiendo nos preocupa la ciudad y lo urbano, porque el ser humano es cada vez más ser urbano: según la tendencia mundial, en pocos años más el 75% de la población mundial vivirá en ciudades. Pero ¿en qué tipo de ciudades habitaremos? ¿habrá espacios comunes o seguirá la tendencia privatizadora?
Pensamos que en las ciudades y, sobre todo, en sus espacios públicos se han gestado los derechos y la noción de ciudadanía, en la relación social que se ha mantenido históricamente en esos lugares: desde el intercambio en los mercados populares, hasta las manifestaciones multitudinarias, pasando por expresiones artísticas, deportivas y culturales en general. La calle ha sido fundamental para las distintas sociedades en los últimos 2000 años al menos.

¿Y ahora qué pasa? Continue Reading

Hay un sábado de común denominadores

-De cara a Rio+20 se están sucediendo múltiples actividades. Desde Rosario – Argentina, Sursiendo participará del Foro Latinoamericano de Desarrollo Sostenible que se desarrollará entre los días 22 y 24 de abril. En el vecino país de Bolivia se reunieron para la 1ª Jornada internacional de agroecologia y soberania alimentaria. Su declaración «tiene rostro de mujer».

-Como cambiar el mundo es una cosa del día a día Greenvía convoca entre los días 26 y 28 de abril a los talleres de co-creación ‘Transferencias de la innovación social al espacio público’ donde  se reunirán diversas iniciativas que buscan construir una ciudad más participativa, responsable, autogestionada y autónoma.

-Las herramientas para pensar circulan escritas, como en este artículo que nos habla sobre la democracia secuestrada o también para tirarnos al solcito a escuchar este podcast sobre autogestión comunitaria en México, un programa dedicado a pensar la emancipación… O participar de las jornadas de cómo acabar con el mal! Si se las perdieron (como nosotrxs), aquí les dejamos conclusiones del Bloque Reflectante y Los Cubos inflados, dos ideas para usar durante las manifestaciones. Continue Reading

Bienes Comunes Naturales

Sursiendo hilos sueltos

Pertenecen a los bienes comunes naturales el aire y la atmósfera, el sol y el cosmos; las aguas, océanos y glaciares: la biodiversidad, los desiertos y montañas; el suelo y subsuelo; el material genético encerrado en la naturaleza y las semillas. Algunos de ellos estarán asociados a una comunidad  particular que los gestiona, otros, serán considerados comunes globales porque serán de uso directo de todos los seres humanos.

Los bienes comunes naturales no son recursos naturales, referirse a ellos así es la primera forma de apropiación, desde el lenguaje. Implica una relación normalizada de dominación del ser humano sobre la naturaleza, basada en la acumulación por desposesión.

La lucha por estos bienes comunes necesita estar ligada a comunidades bien definidas para evitar sus dos principales peligros: la “tragedia de los comunes” -sobre-explotación de los mismos- o la privatización. El abuso sobre los bienes naturales de uno u otro modo, lleva consigo una menor cantidad de vida en el futuro. “Bienes” y “comunes” forman una unión que se verá alterada si los bienes son reclamados de manera posesiva.

La propuesta de los bienes comunes no sólo tiene que enfrentarse a los peligros de la mercantilización de la vida natural por parte del capital, sino también a la propia ciencia y a la institución del Estado-Nación, cada vez más funcionales al sistema. Continue Reading